domingo, 1 de julio de 2012

Un piano, unos ojos



De repente se empieza a oír un piano. Un sonido de piano que proviene de otro piso, de otro vecino que estará haciendo sus prácticas de conservatorio o que toca por simple placer, creando de forma involuntaria un ambiente intimista. Él se siente como en esas películas en las que se oye música de piano y se ve al protagonista solo, rumiando sus tristezas y preocupaciones.

Piensa en cómo se siente como un espectador de su vida y la de los demás, cómo los demás la viven y la suya no va a ningún lado. Cómo el resto de personas viven sensaciones, emociones, aventuras diversas y él se siente preso en una estación, viendo pasar trenes y gente que sube y baja de ellos, sin poder subirse a ninguno.

Pero al mismo tiempo, esa música de piano le trae a la cabeza unos ojos verdeados por el Sol que le miran desde la hierba. Unos ojos que pertenecen a una mujer que ha sembrado tanta felicidad en su vida desde el momento en el que la conoció. Una mujer que le ha hecho crecer en tantos sentidos y que le ha aportado tantas cosas, a la que se quiere.


Y para él es una de las mujeres más guapas del mundo mundial, incluso si lleva gafas y el pelo recogido en un moño, porque su belleza no solo viene de lo exterior, de lo aparente. Su belleza viene también de lo que le hace sentir, de que con ella siente que sube al tren y viaja, vive.

Sí, mientras vienen a su mente todos estos recuerdos, sabe que otro día volverá a disfrutar de la calidez de su compañía. Que dejará de ser espectador y volverá a ser el protagonista de su vida, porque el resto del mundo no importa si ella está a su lado.

7 comentarios:

  1. Me encanta el sonido del piano.. y los pensamientos que describes. Aunque, ¿sabes? todo el mundo puede cambiar aquellas cosas que no le gustan...

    ResponderEliminar
  2. El sonido del piano siempre ha sido mi favorito, creo que es el instrumento que más emociones es capaz de evocar.

    Hay cosas que se pueden llegar a cambiar, pero a veces dependen de factores que no puedes controlar y eso es lo que da rabia, esa sensación de impotencia

    ResponderEliminar
  3. Que bonito Garci, que bonito!!! y cuanta sinceridad muestras!!! Ojalá vuelvas a ser el protagonista de su vida!! Mola ser el/la prota de la vida de alguien y más si ese alguien hace que te olvides del resto del mundo!! Que sensación más fantástica esta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, he comprobado que encerrarse mucho en uno mismo no lleva a ningún lado, más bien al contrario

      Eliminar
  4. No sé cómo, me has sacado una lágrima

    ResponderEliminar
  5. Tenia Nyman de fondo y se me han juntado varias cosas. Precioso el texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, aunque lamento haberte sacado una lágrima, jeje. Una gran elección Michael Nyman, me parece un compositor magnífico. Cada vez que lo escucho se me remueven muchas emociones, tiene una música muy poderosa.

      Eliminar