domingo, 10 de junio de 2012

Personas cebolla




Una de las cosas que siempre llaman mi atención tiene que ver con las diversas personalidades que podemos reunir en nosotros mismos y sobre las formas de ser que llegamos a mostrar en función de con quién nos encontremos.

Cuando se conoce a una persona compleja, difícil de clasificar en un primer vistazo, se suele decir que tiene muchas capas, como si fuera una cebolla. Y que con cada capa que vas quitando vas descubriendo una nueva, que siempre estás descubriendo aspectos diferentes de esa persona. Yo creo que esa una capacidad que tenemos todos, pero que en verdad las capas se multiplican con la complejidad de una persona.

Considero que podría encuadrarme dentro de ese grupo de "personas cebolla", creo que tengo una serie de capas que sólo unos pocos llegan a desentrañar del todo. He conocido a mucha a gente en estos años que llevo de vida y en muchas ocasiones, según con quien me encontrara, he sido de una manera, en función de la capa a la que llegaran. Con algunos no he pasado de ser un chico tímido y seriote, con otros he sido un chico tímido, seriote y algo raro y con los de más allá he sido un chico con una personalidad que varía de la euforia a la tristeza y con curiosidad por muchas cosas.

Según el grado de intimidad y confianza que alcancemos con otra persona nos portamos de una manera determinada. Si estamos con alguien que no nos da seguridad actuaremos con suma prudencia, tratando de limar nuestros aspectos más controvertidos. Por otro lado, si vemos que la otra persona nos comprende no tenemos problema en mostrarnos tal y como somos. Aunque siempre hay cosas que quedan para nosotros mismos y que nunca nadie llega a conocer del todo.

Muchas veces me he sentido como un actor, teniendo que representar un papel determinado ante una persona por temor a ser juzgado negativamente si muestro según que cosas de mí mismo. Con esa gente rara vez llego a establecer una relación profunda, más que nada porque el muchacho que conocen no soy yo, o lo soy parcialmente, soy yo pretendiendo ser otro. Es con la gente que me permite mostrarme como soy en realidad con la que más conecto y con la que mejor relación mantengo, porque con ellos soy yo al cien por cien y eso hace que los aprecie más.

Por ello me ha sucedido que muchas veces me hayan dicho "no esperaba que fueras así" cuando han llegado a conocerme más a fondo. Precisamente porque habían logrado traspasar esa primera fachada que parecía indicar otra cosa.


Esa es la clave de las personas tímidas, que son un enigma por descubrir, conocerlas es un viaje fascinante hacia el interior de ellas, con muchas sorpresas. Yo soy fan de este tipo de personas, que siempre llegan a impresionarme cada vez que descubro algo nuevo de ellas. Cuando alguien te permite traspasar todas esas capas es algo que te hace sentir muy especial.

 

8 comentarios:

  1. Pues yo no sé donde encasillarme porque, lo mismo unos dicen "no esperaba que fueras así" como se parten de risa cuando digo que soy tímida. Pero bueno no creo que solo los tímidos tengan capas, hay gente muy sociable y abierta que solo te muestra su primera capa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todo el mundo siempre esconde algo más de lo que se ve a primera vista, pero los que son "cebollas" siempre esconden mucho más. hay que escarbar mucho para llegar al núcleo

      Eliminar
  2. Yo creo que también soy un poco cebolla. Aunque no soy demasiado tímida. Por eso a veces la gente cree que me conoce, que sabe como soy y no sabe ni la mitad. Sólo unos pocos consiguen ver más allá de las capas y darse cuenta de que de verdad no sabían nada.
    PD. Me gustan las personas cebolla. Las otras me parecen aburridas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el gran rasgo, la existencia de muchas capas que muchos ni llegan a descubrir y la sorpresa que se tiene cuando se van superando. Y totalmente de acuerdo con tu posdata

      Eliminar
  3. Holaaa!!Que interesante post!.

    Conozco de ese tipo de personas, y ¿sabes que me pasa con algunas? que a veces se me agota la paciencia y me desgasta hacer tanto esfuerzo por conocerlas. Puede ser por que yo soy todo lo contrario, clarita como el agua.

    Me ha llamado la atención el segundo párrafo, "teniendo que representar un papel determinado ante una persona por temor a ser juzgado negativamente si muestro según que cosas de mí mismo". Creo que no "tenemos" que representar un papel, lo representamos por queremos y muchas veces es por miedo al rechazo, o para adaptarnos.

    Dices también; "Es con la gente que me permite mostrarme como soy en realidad con la que más conecto", y digo yo ¿no podría ser más bien, con la gente con la que tu te permites mostrarte ser como eres?. Es decir, que creo que somos nosotros mismos los que elegimos mostrarnos o no ante los demás, es nuestra responsabilidad y nuestra decisión. Evidentemente hay con personas que nos resulta más fácil mostrarnos, pero creo que el motivo de que esto sea así, está en nosotros y no en los demás. No se, si me he explicado bien, espero que no te moleste mi atrevimiento, pero este tema me interesa mucho y me lo he planteado muchas veces. Saludosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, precisamente por eso es interpretar un papel, para adaptarse y no ser rechazado. Y sobre lo de dejarnos ver solamente ante determinadas personas, yo me dejo ver como soy ante la gente que percibo que no me rechazará, con la que me note cómodo, no juzgado.

      Está en nosotros mostrarnos o no, claro que sí, pero siempre influye lo que nos hacen sentir los que nos rodean.

      Eliminar
    2. Crees que te rechazarán por lo que tu percibes a partir de tus experiencias, sentimientos y a lo mejor prejuicios, pero igual si te comportas tal como eres, no te rechazan. Te lo digo por experiencia propia no por otra cosa :)

      Eliminar
    3. Puede ser, puede ser. A veces los prejuicios son muy poderosos

      Eliminar