lunes, 10 de septiembre de 2012

A little crazy




"But we're never gonna survive unless, we get a little crazy. No we're never gonna to survive unless we are a little... crazy."


De pequeño yo era un niño tímido y reservado que no hablaba mucho con la gente y me dedicaba a leer casi todo lo que caía en mis manos. Eso me valió en el colegio el apelativo de "empollón", a pesar de que mis notas no eran sobresalientes, pero ese era el calificativo para los raritos y los gafotas, antes de que se pusiera de moda el término "friki".

La experiencia me ha enseñado que la gente es más interesante cuando tiene excentricidades y rarezas en su carácter o en su comportamiento. Aquellos que quieren ser siempre perfectamente normales, suelen ser personas grises e insustanciales que merecen poco la pena. Muchas veces he deseado tener esa "normalidad", cuando me hacían ver que salirse de ese camino me llevaría a la ruina. Pero afortunadamente, he podido conocer a muchas personas con ese puntillo de locura que yo también tengo y que me han hecho sentirme bien siendo como soy. Cuando puedo expresarme de la manera que realmente soy, cuando no tengo que interpretar un papel de "persona normal" y noto esa complicidad en la otra persona, soy feliz. Son esas personas a las que más aprecio les tengo.

Me pasa lo mismo con las chicas. No negaré que la belleza exterior me atrae, pero con el paso de los años cada vez me interesa más lo que tienen dentro, que es lo que acaba enamorándome. Me interesa mucho la chica callada que te saluda con timidez y se ruboriza al hacerlo, me gusta saber qué es lo que piensa y siente, porque sé que tiene mucho que decir. La experiencia me ha enseñado que las personas tímidas son todo un mundo por descubrir. Si entras en su mundo nunca dejan de descubrirte cosas nuevas, resulta fascinante.

El universo multimedia ha dado un espacio a todas estas personas tímidas para que puedan expresarse y que otros tímidos podamos leer sus pequeñas locuras y, al mismo tiempo, compartir las nuestras. Me encanta leer a esa gente que expresa sus ideas y sentimientos, sus inseguridades y sus obsesiones, que en muchas ocasiones me hacen sentir identificado.

Y me hacen sentir que no estoy sólo, que no es verdad eso que me decían de pequeño de que me iba a quedar fuera de la sociedad. En realidad, hay muchos pequeños locuelos por ahí sueltos y esa es la gente que a mí me gusta. Mucha normalidad siempre es aburrida.

Precisamente por eso he querido encabezar esta entrada con un par de frases de la canción "Crazy", que compuso Seal y que hace unos años versionó Alanis Morrisette.




Porque no podemos sobrevivir a menos que estemos un poco locos.

2 comentarios:

  1. Yo creo que en el fondo todos tenemos nuestro punto diferente o raro. Lo que pasa es que a veces lo escondemos detrás de fachadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, la tentación de esconder las rarezas para no ser excluido es algo natural e incluso necesario. Si cada uno sacáramos a la luz todo lo que llevamos dentro reprimido sería una locura bastante importante. Lo ideal es encontrar el equilibrio entre lo que somos y lo que podemos ser

      Eliminar