martes, 15 de octubre de 2013

"The Bling Ring" y "Girls". Chicas de hoy en día

"The Bling Ring" es lo nuevo de Sofia Coppola, una realizadora que apareció a finales de los 90 con la vitola de ser la hija de uno de los directores más legendarios de la historia del cine, Francis Ford Coppola ("El padrino", "Apocalypse Now") y que desde pequeña había aparecido en la gran pantalla en numerosas películas de su padre ( de recién nacida hizo de bebé bautizado en "El padrino" y salió de adolescente en "El Padrino 3", en una aparición que recibió tantas críticas que le hizo ver que su camino estaba detrás de las cámaras. La carrera de Sofia Coppola se compone de una serie de filmes ("Las vírgenes suicidas", "Lost in translation", "María Antonieta", "Somewhere") que pone tan de los nervios a los culturetillas de medio pelo (fáciles de reconocer porque siempre se meten con ella por ser hija de quién es y porque dicen que solo cuenta historias de gente pija que se aburre, demostrando la estupidez de su crítica, porque lo importante no es lo que se cuenta sino cómo), aquellos que reconocen maestría en cosas tan vacías y a ratos ridículas como "Spring Breakers", una cinta con la que "The Bling Ring" tiene ciertos paralelismos, especialmente a la hora de mostrar a un grupo de jóvenes con pocas luces y objetivos vitales discutibles.


 
El culto a las "celebrities" siempre ha existido y la juventud suele ser un grupo muy permeable para caer en la adoración a las figuras mediáticas de turno, que siempre despliegan a ojos de los demás ese encanto inalcanzable, imposible de igualar en la mediocridad de la vida cotidiana. Ahora, con el auge de las nuevas tecnologías, de Youtube y las redes sociales, cada uno puede cumplir esa máxima de Warhol de los 15 minutos de gloria, cayendo en un culto a la propia personalidad que puede alcanzar márgenes bastante bizarros y ridículos. No es difícil encontrar vídeos en Internet o perfiles en redes sociales en los que la gente documenta su vida como si fuera una "celebrity", como si todo lo que hace en su día a día pudiera ser de interés para el resto del mundo, con poco sentido del ridículo y dando lugar a casos como éste.


Y casos así fue lo que dio origen a "The bling ring", la historia real de un grupo de adolescentes obsesionados con los famosos, que en su afán de llegar a estar más cerca de su brillo llegaron a entrar en sus casas cuando ellos no estaban allí, enterándose de sus viajes a través de los sitios de cotilleos y aprovechando la falta de medidas de seguridad en muchas de ellas. Unos adolescentes que flipaban con todas las posesiones de los famosos como Paris Hilton, Megan Fox, Lindsay Lohan y Orlando Bloom y una vez dentro de sus casas se ponían sus trajes, sus vestidos y sus joyas y se llevaban lo que pillaran por delante, para después mostrarlo en fotos en las redes sociales, sin temor a ser descubiertos en un alarde de exhibicionismo a medio camino entre el cinismo y la estupidez. El caso de jóvenes de buena familia, que solo cometían esos allanamientos y robos para sentirse en cierto modo como parte de ese "star system" de Hollywood que devoraban día a día. Sofia Coppola sabe lo que tiene entre manos y por ello muestra una visión realista e irónica de ese grupo de jóvenes, que parecen protagonistas de alguno de esos realitys de la televisión, por su corto vocabulario lo absurdo de sus actos y de la gente que les rodea (como esa madre que entre las lecciones que enseña a sus hijas no está la historia o la filosofía, sino que hay que apreciar a Angelina Jolie por sus actos altruistas). Gente que ya ha crecido con los realitys y la exposición en redes sociales como parte normal de sus vidas y que se comportan en consecuencia a ello, mostrando sus modelitos (u "outfits") en fotos sacadas por ellos mismos (o "selfies"). Si en otras de sus películas anteriores se hablaba de que los famosos se aburren y sufren crisis vitales, aquí los que se aburren y buscan sentido a sus vidas son sus seguidores.
 


El principal problema de la película es su carácter casi documental, que casa bien con el perfil superficial de sus personajes pero que acaba haciéndose demasiado ligero. El filme dura apenas hora y media y se pasa rápido, que cuando se acaba dices "¿ya está?", pero se echa en falta una mayor profundización psicológica en los personajes, de los que acabamos sabiendo poco como para identificarnos con ellos o detestarlos. De modo que te queda la sensación de haber visto una película correcta, con la que te puedes reír de las idioteces de sus protagonistas pero que tampoco te deja mucha huella una vez vista, como si fuera el capítulo de un reality, algo fácil de ver como de olvidar. El reparto está plagado de jóvenes actores desconocidos que cumplen bien con sus papeles, siendo la más popular Emma Watson, que desde el final de la saga de Harry Potter se ha revelado como una actriz a la que seguirle la pista. Y también hay algún cameo de gente famosa, como Kirsten Dunst o Paris Hilton, que dejó que se rodara en su casa para ilustrar todas las visitas que le hicieron los jóvenes que le robaron.
 

Una película a la que le falta el poso que sí tienen otras de sus producciones ("María Antonieta" o "Somewhere" me parecen sus mejores trabajos) y que será el recurso al que se agarrarán todos los que odian a "la niña Coppola", acusándola de hacer un cine pop tan superficial como los personajes que retrata. "The Bling Ring" me parece interesante y salvable, pero diría que es la más floja de todas sus películas hasta la fecha.
 


Y si "The Bling Ring" se desarrolla en el ambiente contemporáneo y urbanita de Los Angeles, en la otra parte de Estados Unidos, en la no menos urbanita Nueva York tiene lugar la trama de "Girls", una serie a la que me he acercado tras ver numerosas opiniones positivas y que en los últimos Globos de Oro fue reconocida como mejor serie cómica.



"Girls" cuenta la historia de cuatro chicas de veintipocos años que viven en Nueva York y cuya líder espiritual es Hannah (Lena Dunham), una joven gordita y poco agraciada que sueña con ser escritora y que se ve obligada a trabajar en cualquier cosa por sus problemas para pagar el alquiler a fin de mes. Vive con Marnie (Allison Williams), una niña bien que tiene un novio desde hace años al que detesta sin saberlo muy bien por su carácter poco masculino. Jessa (Jemima Kirke) es una británica amiga de Hannah que tras haber vagado por medio mundo llega a Nueva York a instalarse junto con su prima Shoshanna (Zosia Mamet), una gran fan de "Sexo en Nueva York" que sigue siendo virgen a pesar de estar ya en la Universidad y que busca al príncipe azul con el que mantener su primera relación sexual.
 


Precisamente, si hablamos de cuatro mujeres en Nueva York, con personalidades diversas y viviendo experiencias con hombres de todo tipo, es inevitable la referencia a "Sexo en Nueva York", con la que "Girls" ironiza por la influencia que ha tenido en una generación de mujeres que tomó como Biblia de las relaciones modernas a la serie que protagonizaran Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Cynthia Nixon y Kristin Davis. En aquella serie veíamos las peripecias de unas mujeres que vivían en una situación acomodada, que hablaban de sexo entre ellas y que tras alguna que otra travesura, lo que en el fondo buscaban era al hombre de su vida, un trasfondo conservador con el que muchos han querido desmontar el aire feminista que se decía que tenía la serie. Por su parte, en "Girls" se deja claro lo que hay en los primeros minutos del primer capítulo, cuando los padres de Hannah le dicen que busque un trabajo porque no la van a mantener más en Nueva York y vemos que su novio es un tío raro de aspecto ratonil que vive en un apartamento destartalado y al que le gusta el sexo perverso, bastante lejos de la sofisticación del Mr. Big de turno. Aquí no hay barrios lujosos, ni zapatos de Manolo Blahnik ni tipos elegantes con profesiones interesantes, sino el barrio de Brooklyn, zapatillas, empleos de todo tipo y personajes a cual más curioso. Si "Sexo en Nueva York" no estaba lejos del modelo de comedia romántica estilo Hollywood, "Girls" está cercano al modelo de comedia estilo Sundance, con personajes más estrafalarios (y creíbles) y humor que nace muchas veces de lo bizarro y lo absurdo.
 


Lena Dunham es el alma mater de esta serie, de la que es creadora, guionista y directora de varios episodios y protagonista en todos ellos, además de ser la que más veces se desnuda a pesar de no tener un aspecto precisamente como para salir en portada de una revista para hombres. Es interesante que quiera mostrar un acercamiento un poco más realista a la vida cotidiana de la juventud, sin caer en clichés y situaciones de "sitcom" (aquí no hay risas enlatadas), aunque también su estilo ya ha recibido algunas críticas, desde los que dicen que apenas se ven personajes que no sean de raza blanca (como si fuera obligatorio meter cuotas raciales por el qué dirán, demostrando que los dicen eso quizá tengan más prejuicios en el fondo) hasta los que critican a Lena Dunham por mostrar a cuatro niñas de papá con preocupaciones banales. Críticas envidiosas como las que recibe Sofia Coppola, por parte de muchos que esperan con los cuchillos afilados a meterse con algo que no casa con sus intereses, en un curioso alarde masoquista. Me parece que "Girls" es una serie fresca y entretenida, con cuatro actrices protagonistas que dan vida con convicción a sus personajes. Si tuviera que buscarle un "pero" sería el excesivo protagonismo del personaje de Hannah, que no tiene necesariamente una vida más interesante que sus otras compañeras y sin embargo siempre es la que más sale con diferencia. Se nota la influencia de Woody Allen en Lena Dunham, que también tiene ese defecto a la hora de querer captar toda la atención cuando sale en pantalla, olvidando a veces que los secundarios también necesitan su espacio para dar más fluidez a las tramas (no en vano, algunas de las mejores películas de Allen no cuentan con él como actor).
 


Con todo ello, la primera temporada ha satisfecho mis expectativas y tengo ganas de seguir viendo más aventuras de Hannah, Jessa, Marnie (Allison Williams me parece una preciosidad) y Shoshanna (mi preferida como personaje, con Zosia Mamet pidiendo a gritos casi una serie propia). Un producto que a pesar de lo que puedan indicar el título y las protagonistas resulta igual de interesante tanto para hombres como para mujeres.
 
 
 

10 comentarios:

  1. La película dudo que la vea porque no me gusto ninguna de las otras películas que ha hecho esa directora.
    Pero la serie estaba deseando verla pero me hice un lió con otra de nombre similar o que al menos mi cerebro ha decidido unir a esta como si fuera la misma.
    Espero no volver a olvidarme del nombre y poder comenzar a verla.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si te gusta entonces, que es una serie que me parece muy interesante y no tan previsible como acabó siendo "Sexo en Nueva York", que empezó de una determinada manera y terminó en plan comedia romántica de toda la vida. En "Girls" todo es menos glamouroso y más realista

      Eliminar
  2. No he visto las otras pelis, pero no me gustó nada "Lost in tralation" y si va de ese estilo paso. Además la historia no me llama nada, la verdad.

    No soy fan de Harry Potter, pero se hace algo difícil seguirle la pista a Emma Watson, le ha dado por hacer estas pelis en plan indie y francamente... me puse "La ventajas de ser un marginado" y se me hizo eterna. De hecho la vi en dos días porque fui incapaz de terminar de verla entera el primer día.

    Sobre la serie, ni me sonaba. Ahora ando viciada con "Breaking Bad", terminando de verla, y cuando la acabe buscaré alguna otra serie que ocupe su lugar, pero esta que dices no tiene pinta de ser lo que busco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que Emma Watson quiere despegarse de su personaje de Hermione y ahora se ha puesto a hacer cosas muy diferentes a todo aquello, demostrando que tiene aptitudes, que lo suyo no es flor de un día. A mí "Las ventajas de ser un marginado" me gustó bastante, viendo nuestros gustos no solemos coincidir demasiado, jajaja.

      "Breaking Bad" es de esas series que quizá me pudiera gustar pero que de momento me dan mucha pereza, como "Juego de tronos". ¿Has probado con "Mad Men"?

      Eliminar
    2. A mí también me daba mucha pereza "Breaking bad", prueba de ello es que he tardado 5 años en ponerme a verla. Los primeros capítulos van algo lentos, pero luego engancha. También tuve en cuenta que eran pocas temporadas, sólo 5, y ya había acabado.

      "Juego de tronos" también la descubrí tarde, pero es otra serie que me enganchó. Ahora, admito que he perdido bastante el interés durante la última temporada.

      He oído hablar sobre "Mad Men", quizá cuando termine de ver "Breaking bad" le dé una oportunidad : )

      Eliminar
    3. Imagino que con "Breaking Bad" tendré que sentir uno de esos impulsos que me llevan a ver algo aún sin conocer apenas de qué van. Un flechazo repentino como el que tuve en su momento con "Mad Men", que es una serie que tiene también su ritmo y que a alguno le puede parecer aburrida, pero que a mí me enganchó desde el primer instante, es puro cine hecho en televisión

      Eliminar
  3. Me encanta esa serie...me vi las dos temporadas casi del tirón!! A ver si hacen la tercera de una vez!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que he visto en la primera temporada por mí pueden hacer unas cuantas, que las voy a seguir

      Eliminar
  4. Yo la verdad es que quiero ver la peli de Coppola. Nunca me ha gustado tanto como Lost in translation, pero las Vírgenes suicidas también me gustó, y Somewhere pese a no parecerme un peliculón me resultó entretenida. A ver si saco tiempo para ver esta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una peli que dará argumentos a todos los que detesten el cine de Sofia Coppola pero que a mí me ha gustado por su forma de retratar esa obsesión de tanta gente por la fama y la facilidad para ser parte de ello gracias a las nuevas tecnologías. Espero que te guste

      Eliminar