martes, 18 de diciembre de 2012

Cambios de peso a peor

"Hay muchos actores en Hollywood que son muy flacos para mi gusto. No comprendo esta obsesion por ser un palo vestido. Nunca podría ser asi, simplemente no es la forma de mi cuerpo. Yo no quiero perder nunca mis curvas, porque son lo que hacen que las mujeres parezcan mujeres. Te hacen sentir sexy". (Scarlett Johansson)



La actriz Anne Hathaway ha asegurado en una reciente entrevista que le cuesta sentirse cómoda con su cuerpo. "Todavía siento la presión sobre ¿Soy lo suficientemente delgada? ¿Soy demasiado delgada? ¿Tiene mi cuerpo la forma correcta? Hay una cualidad obsesiva que yo pensaba iba a superar a estas alturas. Es una fuente continua de vergüenza para mí", ha manifestado. Todo ello venía al hilo de los 11 kilos que ha tenido que perder para interpretar su personaje en la película "Los miserables". Ella decía que desnudarse en películas como "Amor y otras drogas" le había ayudado a luchar contra sus inseguridades, pero aún así no se sentía cómoda con su aspecto. Es una pena que haya dicho eso, porque a mí me parece que ella es una mujer muy atractiva, guapa y sexy, además de encantadora.




Al hilo de todo eso recuerdo cómo en los últimos días he tenido la oportunidad de ver por la calle marquesinas con la bellísima modelo francesa Laetitia Casta anunciando ropa interior. Era curioso ver a la gente, hombres y mujeres, fijándose en los sensuales posados de una mujer que siempre ha hecho gala de un gran magnetismo. Sin embargo, no podía evitar darme cuenta de que la Casta que ahora luce lozana y hermosa en las marquesinas es más delgadita que la que hace años sorprendió por su físico incontestable, que incluso estando vestida parecía estar desnuda. Y en estos anuncios necesita sujetadores "push up" para lucir un pecho que antes tenía de forma natural. Aunque en su descargo hay que decir que ya está en los 30 y tantos y ha sido madre, no siempre se puede mantener los vigores de la juventud.




Y algo parecido le ha pasado a Scarlett Johansson, que hoy luce más delgada que hace unos años, cuando sus formas parecían escaparse de sus ropas. Sigue estando estupenda, aunque ha perdido algo de voluptuosidad, su paso por películas como "Iron Man 2" o "Los vengadores" parecen haberla hecho un poco más atlética en detrimento de la carne.





Con todo ello, ellas no son ni la primera persona ni la última que se siente insegura con su cuerpo a pesar de no tener motivos para ello, a mucha gente le sucede. Esto es más acusado en el mundo de las celebridades, donde cada movimiento es vigilado con lupa e inmortalizado en foto. Una de estas mujeres famosas sale un día a la calle en chándal y sin maquillar y una legión de víboras se abalanza sobre ellas sin piedad. Así que toda esa exposición y la natural verguenza hace que gente con cuerpazos esculturales sienta la necesidad de adelgazar y tonificarse, malgastando parte de sus encantos.

Y esto es algo que se transmite a la gente común. Ven que a Scarlett Johansson le hacen burla por tener piel de naranja en su culo y se acomplejan mucho más, porque si le pasa a eso a Scarlett qué no les pasará a ellas. Y ves a chicas que no lucen ombligo porque tienen un poco de tripa, otra que no llevan manga corta porque sus brazos tienen algo de grasa, que no llevan faldas y lucen pantalones anchos porque ven su culo grande o sus muslos muy carnosos. Es un argumento muy viejo y manoseado, pero las imperfecciones no deberían asustarnos.



Yo tengo un aspecto normal y soy delgado, nada musculoso y sé que no voy a llegar a esos cuerpos trabajados de los guaperas de turno, pero no por ello me voy a poner a levantar pesas. Porque la experiencia me ha enseñado que el mundo está lleno de imperfecciones y que cuando te interesa de verdad una persona te atraen sus granos, sus celulitis, su pecho pequeño o sus muslos gordos, porque todo nace de ella, de la persona que te inspira amor.

8 comentarios:

  1. Lo de que las actrices estén siempre intentando adelgazar aunque no lo apruebo lo comprendo porque realmente deben tener muchísima presión por estar delgadisimas. Porque hay muchísima competencia en su mundillo y muchas personas dispuestas hacer daño y a decir por ejemplo que no consiguen mas papeles por culpa de no estar mas delgadas... Y al final es difícil no dejarse llevar por esas criticas.
    De todos modos y dejando el mundo del cine, a mi lo que me da pena son las personas que consiguen adelgazar y siguen viéndose mal. El otro día vi una chica en un programa (de esos que compran vestidos de novias) que había adelgazado 40 kg y seguí estando insegura y eso que estaba perfecta. Y me daba mucha pena. O las personas que querrían estar delgadas pero no pueden porque tiene un problema de ansiedad con la comida. En fin mil problemas por el hecho de querer gustar a ti misma y a los demás. Cuando como tu dices cuando te quieren te quieren como eres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo dices, al final se trata de una cuestión de aceptación. Todos tenemos inseguridades con nosotros mismos y hay cosas que no nos gustan o que podríamos mejorar, pero hay que aceptarlas como son. Yo nunca seré una portada de revista ni las chicas me mirarán fijamente a mi paso, pero eso no hace que me sienta peor.

      Imagino que en una profesión donde la imagen importa mucho, alguna de estas actrices dirá que si no pierde 5 o 10 kilos habrá muchos papeles que pierda, que no le queda otra. Pero en estos casos, no sé si viene primero el huevo o la gallina, es decir, que no sé si la delgadez viene dictada por el consumidor o se vende un producto al consumidor que se acepta así.

      Eliminar
  2. Creo que lo veo de otra manera. Si a uno no le gusta su cuerpo no está mal que haga algo por modificarlo, siempre y cuando no se meta en terrenos de salud. Si Anne Hathaway es insegura y lo era antes de ser actriz, ¿por qué no cuidarse para acercarse a eso que a ella le hace sentir bien? (Por cierto, a mi no me gusta. Y mucho menos desde que la comparan a Audrey Hepburn. Y tiene demasiado pecho). Lo de Scarlett es bastante claro. Antes no era una diva de Hollywood y no le importaba que su culo saliera en un primer plano incluso sin responder a medidas tradicionales. En la actualidad, la imagen que da es una absolutamente diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, si se van a sentir mejor así, pues puede estar bien. Kate Winslet perdió unos kilitos que le sobraban y ahora está mejor que en sus inicios, lo que me fastidia es ver a mujeres que están estupendas sentirse gordas, porque es el origen de muchas anorexias, que nunca se sienten a gusto con su cuerpo ni cuando su situación empieza a ser preocupante. Porque lo llevan todo en su cabeza y no se aceptan, ese es el problema gordo.

      Uf, a Audrey Hepburn la llevan sacando iguales o sucesoras desde hace eones. Yo no creo que Anne Hathaway sea una Audrey, ni por su físico ni por lo que transmite

      Eliminar
  3. Hace tiempo Kelly Osbourne dijo que en Hollywood es peor estar gorda que tomar drogas y es cierto (curiosamente después hizo una dieta en la que perdió casi 20 kilos, pero bueno, la chica es que tenía sobrepeso).

    El otro día vi "Lio embarazoso", en la que Katherine Heigl interpreta a una presentadora de televisión y hablando con sus jefes le dicen que se pese, le reste 10 kilos a lo que marque la báscula y tendrá su peso ideal. La escena me hizo gracia, pero parece que es lo que ocurre en realidad con muchas actrices. Uno de los ejemplos más chungos creo que fue el de Jennifer Aniston y Courtney Cox. Cuando empezaron en "Friends" las dos estaban estupendas, pero a medida que avanzó la serie empezaron a adelgazar y perdieron mucho encanto, se las veía muy desmejoradas.

    Molaría que se dieran cuenta de una vez de que adelgazar para estar más atractiva es una bobada, porque todos los tíos prefieren a mujeres bien lozanas como Scarlett Johansson o Marilyn Monroe. Respecto al peso siempre he pensado que es mejor tener 5 kilos de más que 5 kilos de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, imagino que recibirán muchas presiones en ese sentido, de hacerlas sentir que si no son palos de escoba no llegarán a nada. Por eso durante una época detesté a Keira Knightley, porque era esa imagen famélica que tanto daño hacía al ser idolatrada, hasta que me convencí de que ese era su físico natural y de que además era buena actriz.

      Hay otra actriz joven que me gusta mucho, que es Jennifer Lawrence (que ahora ha saltado a la fama por su papel en "Los juegos del hambre"), que dice que ella está gorda para los cánones de Hollywood y tiene un cuerpazo con curvas del que muchas deberían tomar nota. Yo creo que siempre es mejor tener un poco más de curvas que estar en los huesos

      Eliminar
  4. Yo di un cambio físico radical hace cosa de tres años o así. En un principio lo hice por mi bien, pero también motivada por mejorar mi aspecto a vista de las personas que me rodean.
    Hoy día no me importa lo que la gente piense de mi físico. Soy como soy, tal vez tengo menos encantos por fuera porque los tengo escondidos por dentro.
    Es cierto que estas celebridades se someten a las presiones de un guión (otras acaban exagerando en excesos), pero son personas normales como cualquier otra persona que vive en el mundo.
    A día de hoy, la sociedad se deja guiar por un mundo de modas, cuerpos primorosos y escandalosos argumentos sobre ser perfecto. NADIE, absolutamente nadie, es perfecto. No somos máquinas (hasta las máquinas se equivocan). Todos tenemos nuestros más y nuestros menos, nuestras virtudes y nuestros defectos y, efectivamente es bueno verse bien uno mismo, pero hay que quererse tal cual se es, no cambiar por lo que la sociedad nos intenta meter por los ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso es así, aunque pueda ser un mensaje muy manoseado y muy de película Disney, hay que aceptarse a uno mismo. Yo no soy contrario a que la gente se cuide, pero hay casos en los que no es necesario, que se trata de cuerpos que ya son atractivos.

      Y todos somos imperfectos o inseguros con alguna parte de nuestro cuerpo y por una parte está bien, que si no menuda presión tener que defender una perfección del cien por cien

      Eliminar